Un buen asesor inmobiliario no tiene miedo de vender. Con el conocimiento del mercado y la situación, unas buenas capacidades interpersonales y de negociación es posible convertirse en un buen agente. ¿Lo más importante? La pasión por el trabajo, y sobre todo, por las personas.

 

  1. Cualidades personales
    Un buen asesor inmobiliario es optimista, constante y sabe escuchar. La transacción de una propiedad conlleva momentos más difíciles donde no hay que tirar la toalla.

 

  1. Motivación y visualización
    Es importante visualizar los éxitos que se quieren conseguir y creer en ellos, siempre manteniendo los pies en la tierra. La motivación es la clave para insistir en la ejecución de la venta, que muchas veces se pierde por rendirse antes de tiempo.

 

  1. Habilidades Interpersonales
    El contrato de confianza es lo más importante entre el agente y el comprador o vendedor. El trabajo claro y honesto es la mejor herramienta para efectuar la venta y ganarse la confianza del potencial comprador. Por ello, es importante centrarse en la persona y no el inmueble que se vende. Al fin y al cabo se trata de conseguir la casa de los sueños para el comprador.

 

  1. Capacidad de adaptación y renovación
    Es imprescindible que el asesor sepa adaptarse a un mercado tan cambiante como es el inmobiliario.
    Una de las innovaciones más importantes que presenta el mercado inmobiliario es la aparición de la era digital y las redes sociales. Hay que adaptarse y entenderlas de la mejor manera posible ya que, al interconectar a los actores, proporcionan resultados interesantes.

 

  1. Prospección Inmobiliaria
    Para poder ampliar la red de clientes es importante llevar a cabo prospecciones inmobiliarias.

 

  1. Negociación
    Este elemento es clave en un asesor, junto con las otras cualidades construye un asesor integral e independiente capaz de llevar a cabo cualquier transacción.
    A la hora de llevar a cabo una negociación es importante escuchar a las diferentes partes y ser capaz de traducir sus necesidades en resultados negociables.

 

  1. Conocimiento del área donde se vende
    Dicen que hay que vender la zona y no el ladrillo. Por ello hay que conocer la zona e integrarla en la vida del cliente para responder a sus necesidades. La vivienda y su distribución interior es importante, pero no hay que olvidar que se integra en un entorno importante para el comprador.

 

  1. Formación
    La guinda del pastel para crear un asesor inmobiliario de éxito es una buena formación que complemente las claves mencionadas anteriormente.

 



Compartir esta publicacion:

Publicaciones relacionadas:
¿Cuál es la mejor zona para invertir en Bienes Raíces?

Muchos de ustedes me preguntan cuál es la mejor zona para hacer sus inversiones en Bienes Raíces y la respuesta es tan simple como dos más dos son cuatro. Basta con hacer un poco de historia y mirar a nuestro...

Características que conducen al éxito inmobiliario

El agente inmobiliario de hoy día se va actualizando según las exigencias del mercado, la proliferación de construcciones y estructuras se están desarrollando en los lugares